El despido



Muchas personas siempre me comentan que les gustaría trabajar en Recursos Humanos porque es un área donde te preocupas por el otro. Donde pones a prueba tu talento para servir a tus compañeros. No dejan de tener razón, pero el área también tiene situaciones difíciles como despedir personal, y esta debe ser una de las tareas más complicadas de hacer.


He despedido personal casi desde que inicié a trabajar en Recursos Humanos y al principio me pareció algo irónico ya que era quien seleccionaba y contrataba al personal. Por eso sentarme del otro lado, era una situación tensa e incómoda.


Con la experiencia y el hecho de vivirlo alguna de vez en carne propia me hizo entender que la situación es difícil para ambos lados de la mesa. No se trata de un tema personal, sino que es una situación a la que llegas por diversas razones. En mi caso, he despedido por desempeño, por baja en la actividad de la empresa y por falta grave. Y he vivido en carne propia el despedido por la baja actividad en la empresa dos veces.


Hace poco tuve que despedir por esta misma razón a varias personas, y si bien la situación es siempre incómoda, hay cinco aspectos que me gustaría resaltar para hacer el momento menos incómodo:

  1. Prepararse de la mejor manera posible. Releer todo el aspecto legal que concierne al tema. De ser posible, buscar alguna forma de compensación adicional a lo legal.

  2. Ser sincero en las razones del despido. Los trabajadores valoran la honestidad de la empresa, más si previamente informas la situación del sector y de la misma empresa. De alguna forma ya saben a qué atenerse.

  3. Mostrar empatía. En mi caso el haber sido despedido me ayuda a entender la situación de la otra persona. Los sentimientos de “por qué yo” son lógicos y deben ser conversados. Por eso, tomarse un tiempo prudencial y abrir el diálogo para preguntas es imprescindible.

  4. Ser cálido pero directo. Muchas veces el trabajador puede pensar que podemos negociar en ese mismo momento, cuando normalmente las grandes empresas buscan una manera de darle más a las personas antes del despido.

  5. Ser cautos. En este caso en particular lo comento porque una persona que vi firmar su carta, luego atribuyó a que no había firmado (cambió la parte final de la misma, pero mantenía la misma caligrafía). Para mala suerte suya, soy grafólogo y cuando me comuniqué con él le dije que podíamos llevar la carta a un perito (obviamente se negó) y recogió su liquidación que corresponde. Fue el único caso de más de 70 que hizo eso. Por eso es bueno ser cautos, pero no perder la fe en las personas. Bien dicen que una golondrina no hace el verano.


No podemos quitarle al despido la parte negativa que genera en las personas, pero podemos humanizarlo. Así sea por bajo desempeño, todas las personas merecen respeto. Aún si como en la experiencia contada una persona se haya querido pasar de listo conmigo, es necesario actuar con mucho tino y de ser posible hacerlo reflexionar. Al final uno debe esperar lo mejor de las personas siempre y si no resulta así, pensar que estas situaciones te muestran una parte que desconoces de ellas, por lo que siempre aprendes y eso siempre será positivo.

#despido #desempeño

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square